LA MÁQUINA ESTILOGRÁFICA: “吸血鬼 (Vampiro)” (3)

la_máquina_estilográfica

En “La Máquina Estilográfica” encontraréis una historia mensual dividida en cuatro partes (una parte por semana).

Para ver las anteriores partes:

– Primera Parte. –

– Segunda Parte. –

Continuación…

La noche había caído, Watsuki intentaba desconectar del trabajo en su casa, pero las imágenes de los cadáveres no abandonaban su mente. Se habían tatuado a fuego en sus retinas. Ni siquiera era capaz de disfrutar de la compañía de su prometido, ni de la cena romántica que éste le había preparado. Sólo era capaz de pensar en la grotesca apariencia de los cuerpos y las atroces heridas de sus cuellos y la afirmación que el teniente Iwahara hizo de que estaba seguro de que algo había salido del suelo, hacían que su inquietud creciera.

¿Ya estás pensando en el trabajo?

La voz del joven prometido no era sino cariñosa.

Sí, lo siento, me han asignado un caso que me pone los pelos de punta.
¿De qué se trata?
Sabes que no puedo hablar de una investigación en curso, cariño.
Tenía que intentarlo. ¿Por qué no te das un baño relajante mientras yo recojo todo esto?
Eres un encanto, ¿lo sabías?
Te encargas de recordármelo cada día, ¡ja, ja, ja!

Watsuki se quedó embobada mirándolo, le parecía un hombre arrebatador, y cuando sonreía, a pesar de no tener una dentadura perfecta, hacía que la mujer sintiera como la calidez le invadía. Sin duda había hecho bien en darle el “sí, quiero”, nunca lo dudó, pero cada día confirmaba más y más el amor que por él sentía. Se levantó de la mesa y se dirigió al baño. Antes de entrar, se giró, miró a su pareja por encima del hombro y, con una sonrisa llena de intención le dijo:

Si sigues portándote así de bien, quizá piense en recompensártelo de algún modo.
Entonces tendré que seguir sacrificándome, ¿no?

Ella no contestó, simplemente dejó que su sonrisa se abriera más y se metió en el cuarto de baño. Los dos se amaban y eran felices juntos. Los padres de Watsuki murieron en un accidente cuando ella acababa de ser ascendida en el cuerpo de policía. Aquel ascenso fue agridulce, pero cuando Sora se arrodilló ante ella y le enseñó el anillo de compromiso, sintió como, de alguna forma, la dulzura ganaba a la agriedad.
Cuando la bañera estuvo llena, Watsuki se desnudó y se metió en el agua. Se sentó y dejó que el agua caliente le cubriera los pechos. Echó su cabeza hacia atrás, y la apoyó en el hierro blanco de la bañera. Lanzó un profundo suspiro, sin duda, aquello era lo que necesitaba. Cerró los ojos y respiró hondo, inhalando en cada respiración el agradable perfume del jabón.
Empezó a pensar en el caso. Los cuerpos de los jóvenes, la tumba abierta desde dentro. Sus ojos, incluso con los párpados cerrados, se movían compulsivamente debido a la velocidad de sus pensamientos. Las imágenes se sucedían en su mente a una velocidad abrumadora. Los rostros cadavéricos y deshidratados de dos jóvenes, a pesar de que sólo había visto el de ella. Sin duda, la imaginación estaba haciendo el resto. Los cuellos destrozados de ambos, y un profundo y oscuro agujero en el suelo. Tuvo que abrir los ojos para dejar de ver todo aquello y, cuando lo hizo, sintió como un terror que jamás había sentido, se agolpaba en su pecho. Allí, delante de ella, se encontraba un hombre de cuclillas sobre el borde de la bañera. La miraba con unos ojos que evocaban muerte. Su pelo, perfectamente repeinado hacia atrás, dejaba libre un mechón largo y fino que le caía como una espada por su rostro. Las orejas ligeramente puntiagudas le daban un aspecto no-humano. La nariz afilada cortaba, por la posición de su cabeza, una sonrisa fría y asesina. Vestía un traje completamente negro con manchas de tierra.
Watsuki intentó gritar, pero su voz no salía, no era el terror, físicamente le era imposible emitir ningún sonido.

No grites — dijo el intruso sin mover sus labios. La voz se proyectaba directamente en la mente de la mujer. — ¿por qué los mortales tenéis esa necesidad de gritar?

Los ojos de Watsuki se abrieron como platos. ¿Había sido él? ¿Él le estaba impidiendo hablar? El hombre empezó a reírse con un tono bajo que sólo conseguía helar la sangre de la detective. Una risa burlona que le daba un aspecto desquiciado a aquel ser. El ser se había metido en sus pensamientos.

Te preguntarás quién soy y qué hago aquí. La primera pregunta deberías reformularla en tu estúpida cabecita. Sería más correcto preguntar qué soy; y la respuesta a esa pregunta, contesta también a la segunda: soy tu verdugo.

Watsuki sintió como el terror le invadía. ¿Su verdugo? ¿A qué venía aquello? ¿Por qué a ella? Aquel ser no era humano, a pesar de que su apariencia, en gran medida, podía parecerlo. Fue entonces cuando la detective lo dedujo, aquel monstruo era el causante de la muerte de los dos jóvenes y, aunque fuera estúpido pensarlo, era él el que había salido de la tumba.

¿Sabes una cosa? No habría dado contigo de no ser por tu olor. Si no hubieras estado en el cementerio, no habría olido tu deliciosa sangre pero ese olor — el ser se relamió —… ese olor ha invadido todo el lugar y me ha traído hasta aquí. Debo estar de suerte, a pesar de que el niñato no sabía todo lo bien que habría deseado, ella sí, su sangre era deliciosa y me temo que la tuya, será un manjar.

Cuando dijo esto, abrió la boca en una sonrisa animal, y Watsuki pudo ver como sus cuatro colmillos se alargaban de una forma inexplicable. Sin duda, aquel hombre había matado a los dos jóvenes, ¿era un vampiro? Ya nada importaba, aquel sería su fin. Miró a la puerta, pensando en Sora. No era posible que escuchara nada, aquel ser estaba hablándole telepáticamente. Watsuki vio como en el rostro de aquel monstruo se dibujaba una mueca de diversión al leer los pensamientos de la detective, y aquella aterradora sonrisa, desapareció en un ataque tan veloz que la mujer no tuvo tiempo ni de asustarse. No sufrió, simplemente, su mundo se convirtió en penumbras.

Anuncios

¡Coméntame!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s