LO QUE HACES POR LOS DEMÁS.

secondaryImage_3036

“Ningún hombre digno pedirá que se le
agradezca aquello que nada le cuesta.”

Terencio.

Diario Positivo, entrada 53.

A menudo, cuando hacemos algo por otra persona nos encontramos con que esta no nos da ni las gracias y, (me incluyo) sentimos rabia pues “al menos podría darme las gracias”. Es cierto que lo normal, en una persona educada, es agradecer lo que alguien hace por nosotros. Pero si esa persona no nos agradece el gesto, no nos enfademos. Yo lo he aprendido hace poco, con un grupo de Facebook que creé para que la gente se promocionase de forma gratuita. “Lo normal – pensaba yo –, es que me den las gracias por molestarme en crear este grupo.” Sigo pensándolo, pero la diferencia entre antes y ahora, es que ahora me da igual. Yo soy feliz habiendo hecho algo por los demás. Igual que cuando lo creé no pido nada a cambio, pero a diferencia de entonces; ya no espero ni gratitud.

¿Por qué haces los favores? Si los estás haciendo para que te den las gracias, realmente no es un favor desinteresado, porque al mosquearte por no recibir gratitud estás diciendo: “yo esto lo hago para que me des las gracias, única y exclusivamente…” Además, muchas veces nos encontramos con una incongruencia social muy curiosa. Si no recibimos ese “gracias” nos enfadamos, pero cuando alguien nos lo dice, respondemos cosas como: “¡anda, anda! ¡No me des las gracias, lo he hecho porque he querido!” Entonces, ¿por qué nos enfadamos? Simplemente porque esperamos de los demás una educación similar a la que nosotros poseemos, o creemos poseer. Y, cuando no la recibimos, nos sentimos decepcionados.

Haz las cosas por ti (a pesar de que sean para los demás). ¿Te ofreces a ayudar a una mujer a bajar el carrito de su bebé por las escaleras del metro? No esperes gratitud por ello. Por dos razones:

(1) Nadie te ha obligado a hacerlo.

(2) Te has ofrecido tú.

Es así de simple. No cuesta nada ser agradecido, incluso hay refranes para ello: “Es de bien nacidos el ser agradecidos…” Pero tampoco es una ley inquebrantable. Somos esclavos de la gratitud, agradecemos (o según la sociedad, eso debiéramos hacer) cualquier cosa. Cuando el camarero nos llena de agua la copa (incluso si no queremos que lo haga) le damos las gracias. Si un comercial nos deja un panfleto en la calle, le damos las gracias (a pesar de que es él el que nos las debería dar, porque es él el que cobra por panfleto repartido).

Pero de la misma forma, somos esclavos de la espera de gratitud. Si una persona nos manda un e-mail diciéndonos que: “por favor, dime sinceramente qué opinas de este texto. Y corrígemelo si hace falta.” Cuando se lo devolvemos, esperamos recibir un e-mail con un “¡Muchas gracias!” y hasta que no lo recibimos, no nos quedamos tranquilos. Es más, si no lo recibimos pensamos: “De nada… (Sarcásticamente) … anda que le voy a hacer otro favor.” Somos así. Presumimos de pensar en los demás. Somos personas desinteresadas, pero con el interés de la gratitud, que a fin de cuentas, no deja de ser un interés que, muchas veces, condiciona si haremos algo más por una persona: “¿Que te haga un favor? Lo siento, pero para no recibir ni un triste ‘gracias’ me niego…

Anuncios

2 pensamientos en “LO QUE HACES POR LOS DEMÁS.

  1. es un tema interesante… yo como lo veo es que cuando dejamos de tener expectativas somos más felices… pero, más que eso, la clave es si condicionamos nuestras elecciones a los resultados de fuera o no lo hacemos. pues si tenemos claro esta última pregunta, no sólo afectará a cuando hagamos favores y no nos lo agradezcan; sino también a cuando montemos una empresa y fracasemos el primer año, o cuando pintemos un cuadro y unas cuantas personas digan que no les gusta, o cuando demos mucho amor a una persona y decida dejarnos… al final, disfrutando del proceso creo que podemos neutralizar ese apego al resultado… y empezar, nosotros, por darnos las gracias a nosotros mismos por querernos y hacernos felices… 😉 gracias por el artículo! 😉

¡Coméntame!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s