EL GRAN GATSBY.

Título original: The Great Gatsby.
Director: Baz Luhrmann.
Reparto: Leonardo DiCaprio, Elizabeth Debicki, Joel Edgerton, Tobey Maguire, Carey Mulligan.
Año: 2013.
Duración: 140 minutos.
Género: Drama.

Sinopsis:

Nueva York, años 20. En la alta sociedad norteamericana, llama la atención la presencia de Jay Gatsby, un hombre misterioso e inmensamente rico, al que todos consideran un advenedizo, lo que no impide que acudan a sus fastuosas fiestas en su gran mansión de Long Island. Gatsby vive obsesionado con la idea de recuperar al amor que dejó escapar años atrás. Para ello se hará amigo de su vecino recién llegado, el joven Nick Carraway.

Crítica:

Mi aversión a Leonardo DiCaprio no es un secreto. Sus interpretaciones me han parecido siempre calcadas la una a la otra. Y siempre he pensado que su capacidad actoral brillaba por su ausencia. “El Gran Gatsby” no ha disipado esa opinión, pero la ha suavizado ligeramente. Hace una buena interpretación, apartándose de ese estigma que le persigue y que se llama “inexpresividad facial”. Esta vez, es posible verle pasearse entre la sonrisa más encantadora y cautivadora, y la rabia más salvaje. Su capacidad para seducir es, en este largometraje, comparable a su capacidad para angustiar.

Hay que ser justos, y partir de la base de que DiCaprio carga sobre sus hombros con una responsabilidad enorme. La de “substituir” a un gentleman de la talla de Robert Retford, que ya hizo de Jay Gatsby en la primera adaptación de la novela homónima. Personalmente no he visto la primera versión de la historia, y hasta hace poco, no sabía que tenía en mi casa el libro que hizo posible que estos dos “pelos dorados” se enfundaran los trajes atrevidos del personaje.

Es una película extraña, con demasiados matices como para captarlos todos en una sola visualización. Demasiado larga y lenta para verla una segunda vez y lo suficiente buena como para no sentir rabia ante ese hecho.

Como crítico soy bastante novato (en cuanto a las críticas escritas se refiere) amo el cine, pero siempre aprendo cosas nuevas. Y fue hace pocos meses cuando, gracias a la explicación de una amiga, entendí a qué se refería la gente cuando hablaba de la fotografía de una película. Bien, ahora que sé de qué se trata, debo decir que la fotografía de esta cinta es soberbia. Además de que cada uno de los planos rezuman poesía. Quizá suene exagerado, o extremadamente pomposo, pero es la pura verdad. El director consigue hacer que afloren sentimientos incluso con un zoom lento a ese teléfono que suena solitario en una mesa. Y, como digo, la fotografía es exquisita precisamente por todos esos matices que son tan difíciles de ver en su totalidad.

Me he dado cuenta, tristemente, de que el actor de doblaje Roger Pera destroza bastante los personajes que dobla. Lo sé, tiene muchos seguidores que se me van a echar al cuello escandalizados por “tamaña insensatez” pero es así. Ya lo dije en la crítica de “Ahora Me Ves”: tiene voz de eterno adolescente. Y ese hecho le convierte en un mal actor de doblaje. Cuando escuchar la tonalidad de su voz provoca en el espectador (aunque no sea en todos) la sensación de rabia y pereza… algo va mal. Tobey Maguire no lo hace tan mal como Roger Pera. Es decir: hay momentos en los que ves como el actor (que no me gusta) expresa una rabia que la voz no consigue transmitir… cuando Maguire se enfada, Pera sólo consigue parecer frustrado. Pero claro, eso no es culpa de la película, si no del estudio que decidió otorgarle tan espantosa voz a ese actor, que a pesar de no ser un gran actor, no es tan malo como lo pinta su “traductor”.

He notado que es la adaptación de un libro porque con “El Gran Gatsby” me pasa lo que me pasa con casi todas las novelas que me leo: me fascinan durante toda la historia para ofrecerme un final triste (en cuanto a calidad) y anodino. Es lo que yo llamo: “la amputación del desenlace” ese momento que, quizá no sea así, pero parece que el escritor se cansa de la historia, y decide cortarla por lo sano. Sólo así se explican los errores que he visto y que, por razones obvias, no comentaré.

A pesar de su final, e independientemente de lo que creáis de estos dos actores; os recomiendo encarecidamente ver esta película, que, por cierto, goza de una banda sonora espectacular.

NOTA:

9,5

 

Anuncios

¡Coméntame!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s