HIPOCRESÍA ECLESIÁSTICA.

iglesia3

Como ya os dije en mi (página de Facebook), esta semana he decidido hacer el blog temático. No tengo ningún motivo en concreto, simplemente me pareció interesante y algo distinto a lo que suelo hacer. El tema que escogí, es la religión. O mejor dicho, la fe.

No soy creyente, no es ningún secreto, pero respeto todas las creencias. Cualquier persona que se vea en situación de juzgar o censurar la fe de otra, me parece un ser sin cultura. Dicho esto, sí que debo decir que hay algo de la religión que no respeto ni respetaré nunca: la iglesia.

Había una película, sinceramente no recuerdo cuál es, que decía: “Dios no vive en edificios de piedra y barro, vive en interiores de carne, hueso y alma.” Como estoy totalmente de acuerdo con esta cita, no tengo ningún problema en hablar abiertamente de esta institución cancerígena.

Tenía una amiga, muy creyente, con la que mantenía conversaciones realmente interesantes sobre la religión. Sobre Dios, sobre la Biblia. Ella defendía (como es obvio) el cristianismo, yo daba mi opinión que, no es que fuera en contra, simplemente era distinta. Un día le dije: “tienes que reconocer que la iglesia es hipócrita” ella me preguntó el porqué. Y yo le dije que pensara en lo que la iglesia defiende. ¿Quién es Jesús? El Mesías, aquel que escuchó a su padre, el Todopoderoso. Aquel que hizo milagros por doquier, es la encarnación de la bondad y el que se sacrificó “por nosotros”. El Vaticano defiende que han habido varios hombres que han escuchado la voz de Dios. Ahora bien, ¿intentamos ir a una iglesia y decirle al cura local que Dios nos ha hablado? Que tenemos la firme creencia de que hemos sido tocados por su gracia, que le hemos escuchado en el ulular del viento, o que, como Moisés se nos ha presentado en forma de zarza ardiendo. ¿Qué creéis que recibiremos de ese cura? La canonización no, desde luego. Más bien una recomendación de que visitemos a un buen psicólogo o incluso un psiquiatra, porque no hay quien se crea que, en pleno siglo XXI, alguien pueda ver a Dios.

¿Cómo puede pretender la iglesia que creamos en ella, si ni ella misma cree lo que defiende con tanto ahínco? Desde que tengo uso de razón, (me refiero a la razón suficiente para entender estos temas) me encuentro con diversidad de contradicciones en la iglesia. No me refiero ya al tema aborto o preservativos (eso ya es una lucha innecesaria y perdida). Me refiero a cosas como que de repente, el Papa de Roma decida, en su día, que el Limbo ya no existe. ¿Cómo es posible? No sé si recordáis aquello; un día dicen que han encontrado “unas escrituras” que dejan evidencias de que el Limbo no existe. ¿Vosotros/as visteis dichas escrituras? Dos más dos, acostumbran a ser cuatro.

No puedo creer en la iglesia. Una iglesia que no castiga a sus curas descarriados – que son demasiados –. Una iglesia que tiene en sus sótanos, en sus “tesoros”, la solución a la crisis mundial. Una iglesia que no se respeta lo suficiente a sí misma como para creer en milagros modernos. Una iglesia que lucha contra la calidad de vida en pos de una vida que puede no ser tan buena. No puedo y además, me niego a creer en una iglesia que defiende que la condición sexual de un hombre o mujer, influye en su “ingreso” en el paraíso. No me creo que si existe un Dios, condene al infierno a una persona porque le guste otra de su mismo sexo. Más bien creo que si existe ese Dios, condenará al infierno a todos estos “mandamases” que llevan tantos años burlándose de sus fieles. Y ensalzará a esos valientes que se han mantenido firmes y han seguido siendo ellos/as mismos/as.

¿Que si puedo creer en Dios? Yo tengo una manera personal de ver la imagen de Dios. Quizá creo en él, sólo que mi Dios no tiene ese nombre. Yo creo en el destino, que a fin de cuentas es exactamente lo mismo. Pensadlo bien; ¿qué es Dios o Alá o Buda si no seres superiores, energías que no vemos y en las cuales depositamos todas nuestras esperanzas? ¿Quién no ha dicho eso de “Si Diós/Alá/Buda/el destino lo quiere, así será”? Es exactamente lo mismo. Yo no creo en la religión, no creo en el cristianismo, ni en el judaísmo, ni en el budismo o el islamismo… creo en la fe. ¿Por qué hay que etiquetarlo? Una persona que es feliz poniendo su vida en manos “del señor” no es más o menos feliz, o más o menos culta que una persona atea que piensa que la única energía que le puede ayudar en la vida es la de su propio ímpetu. Si tú eres fiel creyente de tu propio poder, y tu Biblia se llama “el camino que he decidido seguir con mi fuerza de voluntad y mis propias normas” te felicito tanto como al que dice “gracias a Dios, he superado éste cáncer”.

La fe tiene algo que siempre he pensado que es necesaria, y que sin ella, el mundo se desmoronaría. Da fuerzas, da energías a la gente para superar su dificultad. Y, por ejemplo, los que son fieles creyentes de Dios, los que realmente viven por la palabra del Todopoderoso, son personas cándidas, que toman la vida con una filosofía de “no hacer daño a los demás” que, francamente, creo que le falta a mucha gente. ¿Que si respeto la fe? Por supuesto. Lo que no respeto es a esos personajes que conforman el circo eclesiástico. Seres patéticos y ofensivos que, cada vez que hablan, sube el pan. Dejadme que les diga, señores curas, párrocos, obispos, cardenales o incluso a usted “Santo Padre”, que si ese Jesús que ustedes dicen que se sacrificó por nosotros, pudiera levantar la cabeza, y viera lo que han hecho en su nombre… seguramente moriría de vergüenza. La religión no es mala, es algo tremenda y maravillosamente positivo, son ustedes los que envenenan este “don” que tiene la gente, ese que, crean en lo que crean, les lleva por el camino de la esperanza y la lucha diaria. Ese que no se llama “iglesia” ese que se llama “fe”.

Anuncios

¡Coméntame!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s