DESDE OTRO PUNTO DE VISTA.

bg_profile

“Nunca es poco lo que es bastante,
nunca es bastante lo que es mucho.”

Séneca.

Diario Positivo, entrada 51.

Estoy muy contento, con esta quincuagésimo-primera entrada, “Diario Positivo” cumple su primer año de vida. Es curioso que haya decidido hacer el blog temático esta semana. Pues el tema del que os quiero hablar hoy, puede levantar alguna ampolla en mis lectores.

Quiero hablaros de Jesucristo. Pero no del que presenta la iglesia o “La Biblia“, quiero hablaros del Jesús en el que yo, personalmente, creo. Ese que se rebeló contra un imperio y luchó contra los romanos hasta el último momento. Ese hombre valeroso que, si lo separamos de los cánones de la iglesia cristiana, podríamos tomar como ejemplo en muchas cuestiones.

¿Milagros? Lo siento, pero en esta entrada no hablaré de ellos. Sólo creo en un milagro: el de la capacidad de las personas de luchar por lo que sueñan sin miedo a las consecuencias. Cristo, creía en un mundo justo, uno libre de represiones. Uno que dista mucho del mundo que tenemos actualmente. Ese que, precisamente, en muchos momentos actúa en nombre de este gran hombre histórico.

Quizá mucha gente me esté leyendo, pensando que esta entrada le aburre, pues no son creyentes. No seáis necios, por favor, nada tiene que ver creer en Dios con la evidencia de que Cristo existió. Es un hecho histórico, tan real como Gandhi o Maria Teresa de Calcuta. Y si estas dos personas son dignas de admiración, y un ejemplo a seguir, el supuesto “mesías” también lo es.

No os pido que os quedéis con su capacidad de “convertir el agua en vino” os pido que os quedéis con su capacidad de inspirar a todo un pueblo. Su capacidad de infundir valor a sus seguidores. Y su resistencia pétrea a las continuas dificultades que se le planteaban. Yo no le veo como el hijo de Dios, le veo como un grandísimo filósofo y un enorme revolucionario de nuestra historia.

Somos (los humanos) una raza joven, y tenemos muchos errores que cometer. Pero el que no podemos permitirnos es el de obviar la valía y veracidad de alguien tan importante, sólo porque no creamos en las cosas que nos cuenta la iglesia. Leamos entre líneas, lo hacemos constantemente (los que sabemos hacerlo). Leemos entre líneas los periódicos, filtramos la información de los libros de auto-ayuda para sacar el lado lógico de su sectario idioma. ¿Por qué no leemos entre líneas las historias que cuenta la Biblia? Para mi es un libro realmente interesante, cuyas enseñanzas, viéndolas desde un punto de vista objetivo, pueden ayudarnos en momentos de dudas.

Sinceramente, creo que “La Biblia” es el primer libro de auto-ayuda que existió. Y si lo pensáis con frialdad, os daréis cuenta de que es así. Sus versículos, sus muchos libros, están llenos de citas, de filosofía trascendental que filtrar y sacar ese lado lógico del idioma sectario que os decía antes. ¿Que le Biblia es un libro exclusivo para los cristianos? ¿Que leer “La Biblia” sin ser creyente es una falta de respeto hacia ellos? Esa, amigos míos, es una solemne estupidez. Nada es para nadie, y todo es para todo el mundo. Es un libro que puedes comprar cuando quieras, no te piden el carné de cristiano para vendértelo. Simplemente es más sencillo decir: “la Biblia no es para mi” que arriesgarse a hacer algo distinto, por miedo de que esa diferencia cambie tu mundo. Y no me refiero a que de repente te vuelvas creyente (que si eso ocurre, bien por ti) me refiero a que nunca sabes bajo qué piedra puedes encontrar un diamante. No sabes dónde vas a encontrar esa respuesta a ciertos problemas o dudas que llevas cargando desde hace demasiado tiempo. ¿Y si leer con filtros la Biblia te descubre la solución a ese pensamiento negativo que tanto te abruma? ¿Y si encuentras un versículo que se convierte en tu mantra de vida por su potencia filosófica? Leer este libro sin ser creyente no es una falta de respeto a los cristianos, pero limitarse y no querer crecer sí que es una falta de respeto hacia ti mismo/a.

No sé si algún día, cuando muramos, tendremos que pasar cuentas con ese Dios del que tanto se habla. Quién sabe si muchos de nosotros/as tendremos que tragarnos nuestras palabras y pedirle perdón por la falta de respeto prolongada. ¿Vosotros lo sabéis? Yo tampoco. Pero lo que sí sé, es que no dejaré de vivir como ese hombre del que os hablaba al principio. Viviré, lo que me queda de vida, siguiendo mis propias normas y creencias, y luchando por lo que amo y deseo. Obrando ese único milagro en el que creo: vivir.

Anuncios

¡Coméntame!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s