PENSAR Y SER.

Hombre solo _ 14

“Tanto si crees que puedes, como si no,
en ambos casos tienes razón.”

Henry Ford.

Diario Positivo, entrada 49.

No es algo que me esté inventando yo. Se ha dicho hasta la saciedad y para muestra una cita célebre. Nada menos que de Henry Ford, una de las personas más inspiradoras de la historia. El caso es que, si quieres hacer algo, puedes hacerlo. Nadie más que tú tiene el poder de convicción suficiente para que hagas o dejes de hacer las cosas.

Muchas veces nos encontramos con personas que intentan truncar nuestros sueños con frases peyorativas. Pero realmente, ellos no son culpables de que nosotros nos vengamos a abajo. Me estoy leyendo el libro “Tus Zonas Erróneas” del doctor Wayne W. Dyer. No he leído mucho, ya que lo empecé ayer y he estado escribiendo las secciones para el blog. Pero lo poco que he leído me ha parecido una amalgama de verdades totales y constructivas.

Una de las verdades que habitan las páginas de este libro, es que estamos demasiado acostumbrados a culpar a los demás. El dr. Dyer hace una interesante lista de expresiones que solemos usar. He elegido tres de ellas que yo he usado en más de una ocasión:

* “Me ofendes.”

* “No puedo evitar sentir lo que siento.”

* “Tengo miedo a las alturas.”

Esto no es real. Nadie puede ofendernos, ni es cierto que no podamos evitar sentir las cosas que sentimos y, por supuesto, los miedos son irracionales y posibles de dominar. La lista de cómo deberían ser en realidad estas expresiones es la siguiente:

* “Me ofendí por las cosas que me dije a mí mismo respecto a cómo reaccionaste tú ante mí.”

* “Puedo evitar sentir lo que siento, pero he escogido estar enfadado.”

* “Yo me asusto a mí mismo en las alturas.”

Está claro que tenemos un potencial casi ilimitado. Nuestro poder intelectual es tan extenso y a la vez tan limitado que si no cambiamos esa realidad, no conseguiremos nunca ser felices de verdad. De hecho, se ha calculado que el cerebro humano puede almacenar una cantidad de información equivalente a cien trillones de palabras, y que nosotros usamos sólo una pequeña fracción de este espacio.

Cuanto potencial sin usar. No es que esté desperdiciado, es que, simple y llanamente, no somos conscientes de que lo tenemos. Es como comparse un iPhone, sólo para mandar y recibir mensajes de texto. Tenemos la obligación, para con nosotros mismos, de exprimir nuestra capacidad mental. No por ser más inteligentes. La inteligencia es algo relativo. ¿Es más inteligente la persona que lee más libros? Una persona que lee más deprisa que otra y que, por consiguiente, lee más libros en un mismo lapso de tiempo, no es más lista que la otra per se, quizá la otra persona lee menos pero con mayor eficiencia. Quizá el primero no retiene lo que lee. Es decir, exprimir nuestra capacidad mental, tiene como objetivo, el crecimiento personal y espiritual. La adquisición de inteligencia viene dada por esa capacidad de evolución.

Hay una cosa que tienen en común muchas personas. Les da vergüenza preguntar algo, por el riesgo de que puedan parecer estúpidos. Yo pienso que no hay mayor estupidez que la de no resolver tus dudas. ¿Tienes una pregunta que crees que puede ser absurda? Formúlala sin complejos, y si alguien se ríe de ti, siéntete orgulloso: tú has abandonado la mediocridad, la persona que se burla de alguien que quiere crecer, es como un puerco retozando en ella.

Anuncios

¡Coméntame!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s