EL TUAREG

El_Tuareg

Autor: Alberto Vazquez Figueroa.
Editorial: Debolsillo
Género: Aventuras.
Páginas: 256

Sinopsis:

Los tuareg constituyen un pueblo altivo cuyo código moral difiere del de los árabes. Auténticos hijos del desierto, los tuareg no tienen rival en cuanto a sobrevivir en las condiciones más adversas. El noble inmouchar Gacel Sayah, protagonista de esta novela, es amo absoluto de una infinita extensión de desierto. Cierto día llegan al campamento dos fugitivos procedentes del norte, y el inmouchar, fiel a las multiseculares y sagradas leyes de la hospitalidad, los acoge. Sin embargo, Gacel ignora que esas mismas leyes le arrastrarán a una aventura mortal… Una apasionante epopeya que es a la vez un canto a uno de los pueblos más singulares del mundo.

Crítica:

Fue el primer libro que me leí, tenía dieciséis años y me lo recomendó mi padre. Le dije: “Papa, quiero leerme un libro” y el me miró con cara de “¿estás enfermo?” No le culpo, había expresado en varias ocasiones que no me leería un libro ni muerto. El hecho es que mi padre empezó a rebuscar en las estanterías de casa, y al cabo de un rato me puso en las manos un libro cuya historia – me refiero a la historia física del tomo, y no al argumento del mismo – me encantó. Resultaba que aquel libro llamado “El Tuareg” y escrito por un tal “Alberto Vazquez Figueroa” había pertenecido a mi abuelo paterno, que murió poco antes de que yo naciera. Así que acepté encantado que aquella fuera mi primera lectura. ¿Qué había mejor para empezar, que con algo perteneciente a una persona tan especial como mi abuelo paterno?

Empecé a leerlo con miedo, era mi primera vez (más allá de los cómics de Dragon Ball), mi primera novela, y no sólo eso, ¡mi abuelo la había leído! Era mucha presión para un lector novel. ¿Y si no lo entendía? ¿Y si descubría que mi abuelo y yo – que todo el mundo decía siempre que éramos clavados – no éramos tan parecidos? Pero lo abrí, y empecé a leer.

El Tuareg es uno de los mejores libros que he leído nunca. Aún hoy lo recuerdo de cabo a rabo. Está escrito de una forma magistral. Desde la primera hasta la última página, te ves enganchado y aspirado por esta trama. Incluso las partes más “aburridas” o lo que en otros libros y con otros escritores he visto que serían “partes aburridas” con Figueroa no, con él siguen siendo tan apasionantes como las partes más apasionantes.

El personaje principal, Gacel Sayah, es uno de los personajes más ricos e inspiradores de los libros que he tenido el placer de leer. Su historia, sus creencias, sus principios… todo lo que envuelve a este hombre del desierto, es simplemente, admirador.

Se nota, por supuesto, que Vazquez Figueroa, es un gran entendido en todo lo referente al continente africano, pues leer sus libros es aprender costumbres nuevas. Aprendí tanto de esta tribu… sobre sus leyes, sus propias leyes, sobre sus creencias. Os recomiendo encarecidamente que leáis este libro, y cuando lo acabéis, si os ha gustado (estoy seguro de que sí), podéis leeros la segunda parte “Los Ojos del Tuareg”. No es obligatorio, ya que la primera parte tiene principio y fin. La secuela es un añadido gozoso para los que disfrutamos con su predecesora.

Lo mejor:

Lo peor:

¿Tengo que elegir algo? Pues creo que me quedaré con la riqueza del protagonista.

Debo confesar que el final de esta novela, me dejó una sensación extraña.

 

 

Anuncios

¡Coméntame!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s