LA HISTORIA DE UNA MESA.

Mesa_Marquet_Roble

“Ahí está el detalle…”

Mario Moreno, (Cantinflas).

Diario Positivo, entrada 42.

Seguramente, leyendo el título y la frase que he elegido para iniciar esta entrada, estaréis pensando que me he vuelto loco. “Era inevitable, algún día tenía que pasar” habrá dicho alguien. Pero dejad que me explique.

¿Cuantas de las personas que me leen tienen una mesa? No me refiero a una mesa comprada en el Ikea, sí no una mesa casera, tallada a mano. Lejos de las cadenas de montaje frías e impersonales.

Cuando la compramos, la dejamos en nuestro salón, y la ignoramos. Sí, comemos en ella, y/o colocamos los pies encima (dependiendo del tamaño de la mesa). Pero, ¿qué hay de su historia? ¿Qué me decís de todo el proceso que precede a la compra de dicho mueble?

No pensamos en ese árbol que un día fue una semilla, ni en la cantidad de años que creció y lleva regándose. No pensamos que, realmente, nuestra nueva mesa, no es tan nueva. Ni pensamos que ese maestro ebanista, antes de serlo fue un aprendiz que, quizá, heredó la pasión por este arte de su padre, que, a su vez, lo heredó del suyo. No pensamos en las astillas que dicho maestro ebanista ha llegado a clavarse para que nosotros podamos disfrutar o ignorar la susodicha mesa.

Os hablo de una mesa, como podría hablaros de ese cuadro que comprasteis en una tienda cualquiera y que, sin ni si quiera conocer al autor, tenéis colgado en el salón. No es una crítica, de hecho me parece algo realmente curioso tener una pintura que nos guste pero que no sepamos de donde procede. Lo que sí que debemos recordar, o quizá intentar imaginar al mirar dicha obra, es a ese artista con un mono de trabajo lleno de lamparones de distintos colores, con una paleta en la cual mezcla las pinturas, y con el pincel empuñado y su imaginación cargada.

Esta entrada no trata sobre una mesa y un cuadro, trata sobre los matices, sobre los detalles, sobre esas pequeñas cosas que tantas veces nos pasan desapercibidas. Vivimos tan metidos en el gran universo de la sociedad actual, que nos olvidamos de que lo más hermoso del mundo, es aquello en lo que realmente debemos fijarnos.

-Sergio Flores Marcos. (Floser)-

Anuncios

¡Coméntame!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s