LA LECTURA NO ES UN CONTRATO.

contrato

Un alto porcentaje de la gente se obliga a terminar un libro que ha empezado. Quizá le está pareciendo soporífero, quizá está pensando en tirarlo por la ventana, o tirarse a sí mismo para acabar con su agonía, pero aún así, se niega a cerrarlo.

Parece como si al abrir la portada firmaras un contrato intangible, uno que solo has leído tú y que incluso el propio libro que tienes entre las manos desconoce. Los hay que piensan en: “ya que lo he pagado, me lo leo”. No es necesario perder el tiempo. Está claro que a nadie le gusta gastarse dinero en algo que no le gusta, pero no es culpa vuestra.

También quiero aclarar que el hecho de que a una persona no le guste un libro, no significa que ese libro sea mejor o peor, simplemente significa que no eres la persona que tiene que leerlo. Los libros, como todo, necesitan las cosas y/o personas indicadas.

Un ejemplo claro: todo el mundo dice que “Los Hombres que no Amaban a las Mujeres” es uno de los mejores libros de la historia actual de la literatura. Sinceramente, debo ser inculto, porque a mi (y quiero insistir en las palabras “a mi”) me pareció uno de los libros más pesados, aburridos e infumables de la historia actual de la literatura.

Mi consejo es que cuando un libro no os enganche en, pongamos como margen justo cien páginas, lo cojáis, lo cerréis y lo dejéis en la estantería. ¿Es un gasto tonto? No, ¿por qué todo debe limitarse a “decisiones correctas o incorrectas”? ¿Quién tiene la clave para saber cual es cual? Un libro que hoy parece estar robándote la vida, el año que viene puede hacer que no quieras soltarlo. Simplemente, no pierdas tu tiempo actual, es absurdo.

Pensad en que, si no lo queréis soltar porque deseáis leer, porque tenéis esa necesidad imperiosa de leer un libro, hay cientos de millones que os están esperando. Algunos son best sellers, otros han pasado desapercibidos por una mala campaña de marketing, pero sea como fuere, hay muchísimos grandes libros que están esperando que unos ojos los devoren. ¿No os parece estúpido empecinarse en terminar algo que no os está llenando, cuando hay tanto talento esperándoos?

Si no queréis comprar un nuevo libro, porque acabáis de cerrar y guardar en la estantería unos infumables veinte euros, buscad una biblioteca cercana, haceros socios (si no lo sois ya) y coged un libro al azar. En serio, probadlo, es la forma en que estoy leyendo actualmente. Pido a una amiga que me diga un número al azar y una letra del alfabeto. Y si, por ejemplo me dice “40-M” cojo la novela número cuarenta y la empiezo a leer. En muchos casos no conozco ni al autor/a, ni la historia e incluso la editorial. Pero me parece la mejor forma de no estresarme pensando qué leer. Si ya nos desesperamos antes de empezar a leer, porque no sabemos qué empezar a leer, esa empresa está condenada al fracaso. Cualquier libro que cojamos, lo empezaremos con la negatividad de: “me ha costado mucho cogerte”.

También pienso una cosa, y como escritor es algo que tengo muy claro. Un libro no debería tardar cien páginas en ponerse interesante. Pienso que si un escritor pretende que la gente lea su libro, tiene que ser apasionante desde, como mucho, la página veinte, si no, no merece que le lean. Pronto veremos una nota al inicio de un libro que rece: “Nota del autor: el libro que usted tiene en las manos, no empieza a ser interesante hasta la página 180, por favor, sea paciente…”

-Sergio Flores Marcos. (Floser)-

Anuncios

¡Coméntame!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s