NO TE DEJAN SOLO, TE DEJAN ESPACIO PARA DESPEGAR.

dejar volar
“Ayuda a tus semejantes a levantar su carga, pero no te consideres obligado a llevársela.”
-Pitágoras-

Diario Positivo, entrada 38.

Seguro que tenéis un amigo/a, una persona especial a la que estáis muy unidos, un pilar maestro, una ayuda esencial en vuestro crecimiento. Y seguro que muchas de las personas que me leéis os habéis distanciado de esa persona por “X” motivos. Bien sea porque la relación se enfría, o porque uno de los dos, debido a nuevas obligaciones u otros motivos, no puede quedar tan a menudo.

Normalmente esas nuevas obligaciones, véase un nuevo trabajo, suele surgirle a la persona que está bien, a la que está fuerte. Y la persona que necesita la ayuda, parece, y repito: parece, que se queda solo/a. Hay un momento de vacío: “la persona que tanto me ayuda, ya no podrá hacerlo porque no nos veremos tanto”, ese es uno de los pensamientos. Incluso la persona que te ayuda piensa: “vaya, con lo que me necesita y no voy a poder ayudarle”. Mi consejo, humildemente, es que ambos ceséis en esta actitud.

Hacedme un favor, volver a leer el título de este post, porque allí lo dejo todo claro. Por un lado me voy a dirigir a los primeros que he nombrado:

* Está muy bien contar con vuestros amigos, desahogaros con ellos y dejarte ayudar. De hecho es realmente sano hacerlo. Pero no os acomodéis en esa dinámica. No os permitáis sentiros solos/as. Y si esa persona tiene que apartarse un poco, por el motivo que sea, no sintáis que os falta algo. Todo tiene una motivo, todo pasa por algo. Y quizá esa persona ha estado curándoos unas alas que teníais heridas, preparándoos, dándoos confianza para que os atreváis a usarlas de nuevo, y ahora, se hace a un lado para que tengáis sitio para aletear y salir volando.

A los segundo:

* No os sintáis mal. Para mi no hay mayor orgullo que el poder irme a la cama sabiendo que he ayudado a una persona. Y el hecho de que vosotros/as avancéis puede ser una inspiración. Incluso, si esa persona a la que habéis estado ayudando, realmente os quiere, se alegrará de vuestra evolución. Si tiene tantos problemas, y cree que tiene tan pocos motivos para sonreír, sentiros felices por darle uno. “¡Eh, esa persona que tantísimo me ha ayudado, es feliz y todo le va bien! ¡Cómo me alegro, se lo merecía!”

A veces la mejor forma de ayudar a alguien, es dejando que se ayude a sí mismo. Si alguno de los dos grupos me está leyendo, solo puedo deciros una última cosa.

A los primeros:

* No os rindáis, no estáis solos, el mundo está lleno de personas que esperan fascinarse con vosotros. Alguien me dijo un día: “haz de la vida tu mejor amiga, y del mundo el escenario en el que brillar”.

A los segundos:

* Gracias, por ser de ese grupo de personas, que hacen que no pierda del todo la fe en la sociedad. Por hacerme ser consciente de que si cuando este país vuelva a remontar, tendré que volver a daros las gracias.

-Sergio Flores Marcos. (Floser)-
Anuncios

¡Coméntame!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s