EL CUENTA-CUENTOS: KILL. (PARTE 3)

Para leer la primera parte de Kill, pulsad aquí.

Y para leer la segunda parte, aquí.

(3ª Parte)

Palabras a añadir:

(No hay palabras a añadir)

Continuación…

El capítulo de anime fue interrumpido para un avance especial del telenoticias. Habían encontrado a dos cadáveres en un piso. Se trataba de un hombre anciano y uno más joven, vestido de traje negro, con zapatos elegantes y guantes de cuero. Habían encontrado un arma en el suelo, ambas personas habían muerto por un disparo, un único y certero disparo cada uno de ellos.

“Sin duda capturaremos al asesino. Es un individuo torpe, cuyas acciones son toscas y descuidadas”

La detective Gala hacía estas declaraciones a la prensa.

Sé lo que intentas – dijo la chica hablándole a la caja tonta – intentas desquiciarme, que cometa alguna imprudencia para poder cogerme.

“Hemos identificado a una de las víctimas como Tomas Harris. Harris era un antiguo asesino retirado al cual habíamos perdido la pista hacía años.”

Debes sentirte orgullosa, has identificado a uno de los asesinos más famosos. ¡Vamos! No era algo tan difícil.

“Todavía no conocemos la identidad del segundo hombre”

La chica estuvo de acuerdo por primera vez con la detective, ella tampoco sabía porqué le habían encargado matar a ese asesino a sueldo de novela negra. A ella se le habrían ocurrido cosas más divertidas de hacer con un hombre tan atractivo.
El cristal de la ventana fue arañado por un gato callejero que descansaba en la escalera de incendios. La muchacha se levantó, dirigiéndose hacia el animal, contoneando sus caderas al andar descalza.

¡Hola colega! Hoy has tardado más de la cuenta, ¿eh?

Levantó la hoja de la ventana y dejó entrar al felino en el apartamento. Éste corrió hacia el sofá donde se encontraba el plato de pizza vacío y empezó a lamerlo. Ella cogió al animal que protestó, se sentó en el sofá y se puso al minino en el regazo.

¿Has visto las noticias, colega?

El gato maulló como si hubiera entendido la pregunta.

“No cabe duda de qué cazaremos a ese mal nacido, y le haremos pagar por sus crímenes.”

El capítulo de dibujos volvió cuando la detective terminó sus declaraciones, la chica lanzó una carcajada al aire. Dejó al gato en el suelo, e hizo que le acompañara a la cocina para darle un poco de leche. Ella también bebió, dio un buen trago directamente de la botella, y luego se limpió la boca con el reverso de su mano que se humedeció con el líquido lácteo.

Pobrecita, ¿verdad colega? – el gato maulló – casi me da pena, ¿cuanto tardará en darse cuenta de que he sido yo? No puedo evitar sentir vergüenza ajena. De las dos, siempre ha sido la hermana tonta…

Entonces fue a la habitación, quitó el fino short del pijama y se enfundó uno de sus apreciados tejanos ajustados. Cogió su pistola, y tras lanzarle un beso al gato, salió del apartamento.

Continuará…

Anuncios

¡Coméntame!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s