SI ME CHOCO, ME DISCULPO

Como-pedir-disculpas-correctamente-a-tu-ex
“La cortesía que debe presidir nuestras
actuaciones cotidianas, se fundamenta
principalmente en el respeto y la
comprensión hacia todos.”

-Confucio-

Diario Positivo, entrada 30.

¿Alguna vez habéis paseado por una calle concurrida, y al chocaros con una persona, os habéis girado para pedirle disculpas, viendo que ellos ni se molestan en hacer lo propio? Es una muestra muy clara de la forma de pensar de este país.

La gente pasea por la calle, como si fueran los únicos habitantes, como si, de alguna forma, fueran dioses entre mortales. Y ese comportamiento se debe a un solo motivo, creemos que nuestras vidas son las más importantes. No dejamos de mirarnos el ombligo.

Pero es un juego peligroso, como en la leyenda de Narciso, en la cual, el joven enamorado de su belleza se miró en el reflejo de un lago, tan embelesado que cayó al agua, olvidando que no sabía nadar, y se ahogó. Esto puede pasar de una forma u otra. Cuando creemos que somos lo más importante del mundo, que las calles no se ponen hasta que nosotros salimos de nuestras casas, podemos caer de bruces en nuestro propio lago.

Mucha gente achaca este comportamiento al estrés, al ritmo “frenético” de la ciudad, del país en el que vivimos. Tengo una amiga que vivió en Nueva York, sólo esta ciudad tiene un ritmo más enloquecedor que todo nuestro país junto, aún así, cuando alguien se choca contigo por la calle, se gira, con su prisa realmente frenética, y de sus labios flota un “excuse me”. ¿Tan difícil resulta?

Sí que cuesta, porque aquí la gente no tiene motivos para pedir disculpas – eso es lo que creen –. Hace poco iba yo con una amiga, por un centro comercial. Iba hablando con ella y de repente me choqué con una señora que estaba parada en medio de un pasillo, con un carrito de bebé y el niño en brazos. Yo, aunque sentí un poco de ira por lo absurdo de aquella colocación, me giré y le pedí disculpas. ¿Las aceptó? Ni mucho menos. En vez de eso, se dedicó a increparme y decirme que mirase por donde iba.

Hay que cambiar de forma de pensar. No podemos salir a la calle comiéndonos el mundo, porque sin saberlo, ese pensamiento, esa actitud chulesca, hace que al mundo le entre hambre, y sea él el que se nos coma. Pedir disculpas no es una muestra de debilidad, es una muestra de que la evolución humana, realmente se ha alejado de la forma del mono, para convertirse en una forma civilizada.

-Sergio Flores Marcos. (Floser)-
Anuncios

¡Coméntame!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s