IRA, UNA CRUEL ENEMIGA.

original_enfado

Diario Positivo, entrada 26.

¿Quién no ha tenido alguna vez un ataque de ira? Yo he sido una persona violenta y he sentido ira de forma habitual. Y era muy fácil hacer que estallase. Incluso provocarme para enzarzarme en alguna pelea. He llegado a ser una persona realmente violenta, algo que por suerte ha cambiado.

La ira es un sentimiento insano. Puede llegar a ser incluso peligroso. Por definición: “Los efectos físicos de la ira incluyen aumento del ritmo cardíaco, presión sanguínea y niveles de adrenalina y noradrenalina.” Recuerdo que en una ocasión sucumbí a uno de mis ataques de ira, cuando solté toda la furia que guardaba dentro, me desmayé. Esto último no lo recuerdo, obviamente, pero me lo contaron cuando me desperté.

Cuando te paras a pensar en este sentimiento tan dañino. Te das cuenta de lo absurdo que es. No consigues nada con estos ataques de ira. Y mucha gente cree que es bueno explotar de vez en cuando. Lo realmente sano, es decir lo que sientes y piensas, sin acumular nada, sin necesidad de llegar a ese extremo. Un extremo que, por otra parte, puede provocaros un infarto. Pensaréis que soy extremista, pero cuando acumulas tanta rabia y la sueltas de golpe, tu corazón empieza a bombear a toda máquina y empiezas a notar su latido incluso en el cuello.

Leeréis muchos libros que os hablan sobre “cómo controlar la ira”. A mi personalmente no me ayudaron cuando los leí. Lo que realmente me ayudó fue quedarme solo. La gente no quiere tener una amistad, una pareja o un familiar que sea propenso a caer en esa exhibición de violencia – aunque sea verbal – con lo cual, empiezas a ver como tu círculo de personas queridas va menguando, hasta que es reducido a un único punto, tú.

¿Os desagrada esa idea? Sé que los más propensos a sucumbir a la rabia diréis que os da igual. Que si alguien se va, es que realmente no es una persona que os merezca la pena. Que no les necesitáis. Pero ¿sabéis una cosa? No habláis vosotros/as, habla esa ira que se ha empezado a acumular en la boca de vuestro estómago en cuanto he empezado a deciros que debéis cambiar para progresar.

La gente no tiene porque sufrir vuestra rabia, y están en su derecho de desaparecer de vuestra vida. Eso no les convierte en malas personas. Si me leéis habitualmente, me habréis visto hablar de la gente que sobra en vuestras vidas. Esa gente que si os aporta algo negativo debéis desechar para que no os destruya. Bien, pues en este capítulo, esa gente sois vosotros/as. Es duro leerlo, pero si no conseguís controlaros, si montáis en cólera por cualquier minucia y empezáis a descargar vuestro mosqueo sobre los demás, esa gente os desechará, con toda la razón del mundo.

Yo esto lo aprendí a base de golpes, vosotros me tenéis a mi, para evitaros ese sufrimiento.

-Sergio Flores Marcos. (Floser)-
Anuncios

¡Coméntame!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s