Diario Positivo: febrero 1.

(20ª entrada, miércoles 30 de Enero de 2013)

Hoy quiero hablaros de un verbo que a muchos de nosotros/as se nos olvida. El verbo es “confiar” una palabra muy corta pero con una fuerza increíble.

Y me preguntaréis: ¿Confiar en quién? Esta pregunta no tiene una respuesta concreta. Preguntarse en quien confiar es como preguntarse de quien enamorarse o en que creer. Y a la vez, en la misma pregunta cometemos un grave error. Pensar que solo se puede confiar en alguien, olvidando el algo.

Nunca nos preguntamos “¿confiar en qué?” Porque de nuestra mente huye la idea de que se pueda confiar en algo que no sea una persona. No es así, se puede confiar en que las cosas van a salir bien, ahí ya no interviene la mano de ninguna persona. Podemos confiar en que el mundo es un lugar amistoso. En que la vida no inicia sus días con la intención de dañarnos.

Bajo mi punto de vista la confianza es la ausencia de miedo. Solo cuando nos libramos de todos nuestros miedos, nos podemos abrir a la maravillosa sensación de confiar. Cuando dejamos de pensar que nuestra cuenta corriente es escasa, cuando dejamos de pensar que nuestra pareja quizá nos deje, cuando dejamos de pensar que el país se desmorona, podemos empezar a confiar en que todo va a salir bien, en que la vida proveerá.

Los miedos son irracionales siempre. Los psicólogos hacen distinción entre miedo racional y miedo irracional. Para ellos, tener miedo de que la crisis siga es un miedo racional… ¿por qué? En el momento en que no puedes luchar contra ese miedo pierde toda racionalidad. No puedes solucionar el mundo, no puedes sanarlo ni tienes los medios suficientes como para reparar los daños que tiene, entonces ¿de qué te sirve temer algo así? Puedes luchar contra los miedos que te afectan directamente a ti: “no tengo trabajo” lucha cada día por hacer que eso cambie. “Mi salud no es buena” esos miedos puedes combatirlos.

La fe, es importante. Creas en Dios en Alá, en Buda o en el destino. Todas las creencias llevan a lo mismo, la purificación del espíritu. El dios es el mismo, solo que se le cambia el nombre. Si crees en Dios rezarás para que todo vaya bien, si crees en el destino tendrás el convencimiento de que todo llegará. ¿Os dais cuenta? Rezar no es otra cosa que esperar a que todo mejore, confiar en que el mundo es un lugar maravilloso donde vivir y disfrutar.

En general nos enseñan que hay que sacrificarse y trabajar duro para ser felices. Y eso nos hace sentir en una cárcel ajustada a nuestro cuerpo. Una prisión que tendremos que llevar siempre encima. Es nuestra propia cruz, “no debo desviarme, tengo que trabajar, tengo que producir” no somos robots programados, tenemos libre albedrío.

Si estáis en paro, querréis trabajar, es normal, es incluso sano. Lo que es insalubre es aceptar cualquier trabajo solo por estar en paro. No… tenemos el poder y la necesidad de elegir. Nos lo debemos. ¿De qué sirve trabajar, y ganar dinero si luego no puedes disfrutarlo? Imaginad que tenéis una entrevista como camarero, en un bar que os hace trabajar de doce de la mañana a diez y media de la noche. Eso no es vida. Y no me refiero a la cantidad de horas que trabajas, si no a la disposición de las mismas. Imaginad la misma oferta, entrando a trabajar a las siete de la mañana y saliendo a las cinco de la tarde. Son las mismas horas, pero puedes seguir viviendo. Pensad esas cosas siempre, no os dejéis vencer por el miedo. La vida os pondrá pruebas, tentaciones, de vosotros/as depende ceder o seguir confiando en que algo mejor está creándose para llegar a vuestra vida.

-Sergio Flores Marcos. (Floser)-
Anuncios

¡Coméntame!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s