El Cuenta-cuentos: New Year. (Parte 1)

(1ª parte, 02 de Enero de 2013)

Palabras a añadir:

(no hay palabras a añadir)

Allí de pie, en medio de Times Square Sondra se sintió infinitamente pequeña, rodeada de edificios. El ajetreo de la gente le hacía sentirse invisible. Ambos sentimientos, negativos en apariencia, le despertaban un bien estar y una paz extrañas. Por fin estaba allí, por fin había cumplido uno de sus sueños.
Las calles adornadas con luces navideñas, y las personas ataviadas con abrigos y bufandas. Sondra sentía estar viendo una película, una de tantas que le habían hecho soñar con estar en Nueva York, siempre había pensado que aquella ciudad guardaba entre sus calles y edificios, el verdadero espíritu de la navidad, y al estar allí comprobó que era cierto. Nunca se había preguntado a que olían aquellas fiestas pero sin duda, ahora podría decir que si la navidad desprendía algún olor, era el aroma de la gran manzana.
Se recolocó la pesada mochila en su espalda y comenzó a andar sin rumbo, solo quería impregnarse de aquel sueño cumplido, de aquella esencia única que solo Times Square poseía. Admirar la belleza de Broadway, estar en el mismo lugar en el cual tuvo lugar uno de los besos más famosos de la historia del hombre. El beso al finalizar la segunda guerra mundial, fotografiado por Alfred Eisenstaedt. Sondra tenía muchos motivos por los que quería visitar aquel lugar, adoraba la historia, y era una enamorada de aquel país, aunque curiosamente nunca lo había visitado.
No sabía si había sido buena idea viajar allí tan repentinamente, pero quería, necesitaba, celebrar la navidad de una forma distinta. Lejos de los comentarios negativos y destructivos de su familia. Adoraba su ciudad natal, pero para ella, Barcelona jamás podría compararse con Nueva York, por mucho que le gustase. Simplemente eran dos ambientes totalmente distintos.
Llevaba tiempo trabajando y ahorrando sin motivo alguno. Simplemente por si surgía algún gasto importante. Pero la situación con su familia era asfixiante y pensó que sería un buen gasto, uno de los más importantes, su bienestar personal. Su mente decía que era demasiado arriesgado, viajar sola a un país tan grande, sin conocerlo. Su corazón le decía que necesitaba hacerlo, y sus amistades, apoyaban a ciegas a ese último sentimiento. Fuera como fuese, Sondra había llegado a Estados Unidos con una ilusión renovada, y sabía que aquella, sería la mejor navidad de su vida.

Continuará…
Anuncios

¡Coméntame!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s