El cuenta-cuentos/Mono-lógicos: Monologueando. (Parte 4-Final-)

Para ver la primera parte de “Monologueando” pulsad aquí.

Para ver la segunda parte pulsad aquí.

Y para ver la tercera parte de “Monologueando”, pulsad aquí.

(4ª y última parte, 27 de Diciembre de 2012)

Palabras a añadir:

(No hay palabras a añadir)

Lo mejor de ir al psicólogo es que la gente te tiene miedo. Ya puedes ir porque has matado al revisor del metro, o porque te dan miedo los payasos. Esto no era lo gracioso, ¿eh? Tener miedo a los payasos no es gracioso, es que yo no les veo lo divertido a esos bichos. Se te acercan con sus caras blancas, sus pelos multi color y sus narizotas rojas, y te gritan, porque esos no hablan: “¡HOLA AMIGÜITO! ¿QUIERES TOCARME LA NARIS?” ¿qué hice yo? Echar mano a mi spray pimienta… le salía agua por la flor de la solapa y por los ojos, ¡eso, eso sí que fue divertido! Bueno, se lo contaba a mis amigos, y que si “jiji” que si “jaja” mis amigos revolcándose por el suelo, llorando de risa… yo les miraba y claro, también me reía. De pronto viene mi madre y me dice: “¿otra vez jugando con tus amigos imaginarios?” Pero no eran imaginarios, lo único que pasaba es que solo los veía yo, solo los escuchaba yo, y solo yo podía tocarles… pero eso no significa nada, ¿no?
A mi desde que empecé a ir al psicólogo me temen. Los abusones se enteraron y dejaron de pegarme… claro ellos venían y yo les decía: “cuidaito conmigo, ¡qué estoy mu loco!” y salían corriendo, creo que tergi… tergi… creo que confundieron mis palabras. Pero bueno, llegó un momento que el psicólogo dejó de tratarme. Su secretaria me dijo que el doctor ya no podría volver a atenderme… a mi me ofendió, ¡hombre claro! Que primero me cure y luego se suicide, no me jodas… la secretaria siguió: “no, es que tenía problemas, su mujer le dejó por una mujer, llevaba mucho tiempo deprimido, había recaído en su adicción a la comida de gato y su hijo se había hecho miembro del club de fans de Justin Bieber…” Bueno, ¿y yo qué? Que un día me comí una oliva y pensaba que era el huevo de un alienígena… ¿no es eso más importante? Si es que todos los psicólogos son iguales… solo piensan en ellos mismos.

-Fin-

NOTA: las palabras que dejéis en los comentarios de esta semana, serán usadas para el inicio de la siguiente historia. Gracias por participar.

Anuncios

¡Coméntame!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s