Diario positivo: Diciembre 4.

(15ª entrada, Jueves 27 de Diciembre de 2012)

¿Sirven realmente los propósitos de año nuevo? ¿Los cumplimos? Yo pienso que no, no creo que los cambios deban esperar a una fecha en concreto. No pienso que porque sea 31 de Diciembre y una persona prometa dejar de fumar, lo vaya a conseguir. Porque es un deseo de cambiar artificial. Los cambios llegan cuando realmente los necesitas, y no cuando el calendario te lo permite.

¿Quieres cambiar? Si la respuesta es un “sí” sincero. Busca las herramientas para hacerlo. Quizá no las encuentres al principio, porque ya te digo que los cambios llegan cuando realmente estamos preparados para hacerlo. El cambio de algo malo, ya sea una actitud perniciosa nuestra, o una situación que nos bloquea, solo será posible cuando sintamos que esa actitud o situación nos ahoga. Cuando sintamos que no podemos avanzar. En ese momento tendremos la necesidad, y por tanto, las herramientas para cambiar.

Con el paso de los años, me he dado cuenta de que siempre vamos con prisas. Caminamos con prisa por la calle, en el metro, en el supermercado. Prisa por llegar a ningún sitio. Vamos absortos en nuestros problemas, porque pensamos, erróneamente, que nuestros problemas nos definen y nos controlan. No nos paramos a levantar la cabeza de nuestro ombligo para ver que la vida, aunque muchos intenten vendernos el cuento de que es difícil, es preciosa. La vida no es complicada de por sí. La vida solo nos pide una cosa; vivirla. Nosotros nos la complicamos cada día. Con esto no quiero decir lo típico de: “nos complicamos la vida en el momento en el que dependemos de un teléfono móvil para vivir” no, porque me parece una frase absurda. Los tiempos cambian, y la evolución nos obliga a adaptarnos a ellos. La era tecnológica te pide, no impone, que participes en ella, tú tienes el poder de decidir si lo haces.

No, la vida nos la complicamos nosotros mismos en el momento en el que dependemos de nuestros problemas. Esa sí que es una dependencia estúpida.

Lo he dicho varias veces en esta sección. Los problemas que tenemos no deben marcar nuestra vida para mal. En todo caso tenemos que superarlos, fortalecernos y mirarles por encima del hombro orgullosos de haberles vencido. Nuestras debilidades no son malas, los problemas no son malos. Nosotros los convertimos en malos al etiquetarlos. Pero decidme una cosa: cuando algo negativo nos fortalece, cuando nos hace luchar y avanzar; ¿sigue siendo negativo? A lo largo de mi vida he aprendido una cosa, una de las grandes verdades de la vida: las cosas que hacemos bien, no nos enseñan nada, porque ya lo hemos aprendido, en cambio las cosas que hacemos mal, nos obligan a aprender a hacerlas.

Son las cosas malas las que nos enseñan lo que somos en realidad, lo que somos capaces de superar. Todos los problemas tienen solución, buscarla y enriquecernos con la búsqueda depende de nosotros. En cambio, las cosas que ya has superado, aunque te dejan la enseñanza, aunque te han enseñado y ayudado a ser quien eres, ya no pueden aportarte nada nuevo. Coleccionar enseñanzas es el hobby más bonito que tendrás nunca y el más beneficioso.

-Sergio Flores Marcos. (Floser)-
Anuncios

¡Coméntame!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s