Diario positivo: Noviembre 1

(8ª entrada. Miércoles 7 de Noviembre de 2012)

Luchemos por lo que luchemos, siempre acostumbramos a decirnos frases que nos frenan. Nos recordamos a nosotros mismos/as que la lucha es difícil y que “aún queda mucho por hacer”. Nunca nos damos el placer de decir frases del tipo: “me gusta todo lo que he conseguido hasta ahora” y eso, debe cambiar.

Desde que somos pequeños se nos entierra en un montón de negatividad. Cuando dices que quieres hacer “x” cosa de mayor, alguien te dice que eso no es posible. “¿Astronauta? ¡Eso no puede ser, hijo, es muy complicado!” (por poner un ejemplo) Pocos padres dirán: “¿Astronauta? ¡Vaya hijo, eso es complicado, pero si lo intentas, podrás conseguirlo”

Luego ya nos quedamos con esa educación pesimista para siempre. Nuestro primer impulso, como he dicho en muchas ocasiones es pensar en la palabra “no” y en sus derivados. Pensar, por ejemplo, que nuestro trabajo no nos gusta, es un error. Pensemos de otra forma. Quizá no tienes el trabajo de tus sueños, es cierto, pero… ¿de quién es la culpa? Empecemos por dejar de culpar a los factores externos, y comencemos a mirarnos el ombligo. ¿Cual es el trabajo de tus sueños? ¿Lo sabes? Bien, pues a por él. Y el trabajo que tienes actualmente debes mantenerlo. Lucha por él, porque mientras no llegas a ese trabajo soñado, es tu sustento. Pensemos en lo que tenemos no como algo malo, si no como algo que no es tan bueno como lo que queremos conseguir, pero que nos sirve como trampolín para llegar allí.

Una amiga me ha inspirado para escribir lo siguiente. Os propongo un ejercicio: cuando penséis en algo negativo, buscar su antónimo. Buscad la versión positiva de ese pensamiento. Mi amiga (cuyo nombre no diré por razones obvias) decía de forma negariva que lo que ella quería hacer, el trabajo que le gustaría realizar, no le parece un trabajo porque es divertido. Bien, pues en este caso la misma frase puede tener connotaciones positivas. Es decir, precisamente, que tu trabajo soñado no parezca un trabajo porque te produce diversión, es todo optimismo. Yo, por ejemplo, quiero y lucho por ser dibujante y/o escritor. El arte es tremendamente divertido, y oye, si alguien decide pagarme por ello… estaré encantado.

Si pensáis que la vida es muy difícil, corregiros automáticamente diciendo que lo fácil no merece realmente la pena. Si pensáis que el transporte público es muy caro, corregiros pensando en lo bien que os irá andar o ir en bici. Todo, absolutamente todo lo negativo, puede convertirse en positivo. Es la magia del yin y el yang, que todo tiene una pizca de positivo y otra de negativo. Sin eso, el equilibrio de la vida, se vería alterado y nada tendría sentido. Y yo, personalmente, adoro las cosas con sentido.

Gracias.

-Sergio Flores Marcos. (Floser)-
Anuncios

¡Coméntame!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s