Pesimismo colectivo.

¡Hola floseros/as! ¿Me echabais de menos? (Ya sé que sí, ¿cómo no me vais a echar de menos?) Bueno, como os decía en la entrada principal, este blog va a cambiar un poco. Estéticamente no, porque ya sabéis que me gusta mucho el color y la apariencia que tiene. El cambio va a ser en el tiempo de publicación. Aclarado esto, os dejo con el artículo, que va sobre una epidemia que está asolando España, el pesimismo.

Hace poco tuve una conversación en un chat con una chica. Cuando le pregunté a qué se dedicaba, me dijo la siguiente frase: “pues por culpa de Rajoy, estoy en paro” veamos, quiero aclarar que yo no soy de derechas, más bien todo lo contrario (y no me supone un problema reconocerlo) pero hay que ser consecuentes, y realistas; Rajoy no tiene la culpa del paro. De hecho en el último mes, el paro ha descendido en cien mil personas. La gente en su afán por ser negativa dice: “eso es normal en verano” mi pregunta es: ¿entonces por qué es el mayor descenso de paro en seis años?

El último motivo de discordia ha sido el del libre comercio en la comunidad de Madrid. Ahora los comercios pueden abrir también los Domingos. ¿Y qué hace la gente? Quejarse. Vamos a ver, puedo entender que se queje el empleado de una tienda situada en un centro comercial, porque la decisión no es suya, y si su jefe lo dice, tendrá que trabajar siete días a la semana. Eso lo comprendo, pero ¿por qué se queja el pequeño comercio? “libre comercio” significa que si quieres abres, y si no… no. El caso es quejarse, y una de las lamentaciones es: “es que si no abro, pierdo dinero.” No, perdona, ganarás lo mismo que vienes ganando hasta ahora. Solo depende de ti si quieres aumentar un día de caja, o si prefieres descansar y ya estás bien con lo que ganas.

La gente no hace más que llorar, y lo gracioso es que cuando les digo que hay que ser positivos, me dicen esa gran frase que es: “muy fácil decirlo, pero tú no sabes lo que es esto” permite que no esté de acuerdo. No voy a airear mis problemas económicos y personales, principalmente por eso, porque son personales. Y además creo que lamentarse no sirve de nada. Si tienes un problema, no le llores, plántale cara. ¿Qué el precio del billete de metro ha subido mucho? Ve andando. Yo tengo la inmensa suerte de vivir en Barcelona, y debo decir que amo mi ciudad. Y al ver que comprarme una “T-10” (que es el billete de diez viajes de transportes metropolitanos de Barcelona) cuesta ya más de nueve euros, he decidido andar. Llevo un par de meses yendo a todas partes andando y a parte de sentirme más satisfecho conmigo mismo, de haber adelgazado bastante, estoy ahorrando dinero.

Hemos llegado al punto de lloriqueo permanente. Que el IVA sube, lloremos, que el despido se abarata, lloremos, que quitan las duchas en la playa, lloremos, que el cine sube un euro, lloremos. “Lloremos por todo y así seremos más felices” ese es el pensamiento general. Y recuerdo una frase, que aunque suene cursi viene perfecta en este contexto: “si lloras por haber perdido el sol, las lágrimas no te permitirán ver las estrellas.” Hay que vivir con lo que se tiene, y el país ha llegado a un punto, que solo puede crecer con medidas muy exageradas. Y todos tenemos que poner un poco de nuestra parte. Mi padre me dijo: “es que siempre pagan los mismos.” Bueno, pero es que a fin de cuentas, el país es nuestro. Y si hay que dar un euro por receta, para que la economía crezca un poco, se da. Y si el metro es caro, se va andando, en bici o patinete. Y si el cine es caro, no se va. Y es así de simple. Yo salgo, y me lo paso genial, y cuando llego a casa no he gastado ni un solo euro. Lo que pasa es que la gente se ha acostumbrado demasiado al comportamiento consumista, y ahora somos como adictos a los que nos han quitado la droga.

Sé que mucha gente me leerá, y se mosqueará. Incluso habrá gente que tenga debates diciendo que no tengo razón. Sinceramente me da igual. Yo soy feliz pensando que todo puede mejorar. Soy feliz pensando que nada dura eternamente. Y soy feliz recordando que la palabra “crisis” viene del latín y es una serie de cambios en cualquier aspecto de una estructura. Los cambios críticos son buenos, siempre. La evolución es un cambio, y España, Europa, el mundo entero, necesita evolucionar. Hay que dejar de lado ese comportamiento auto-destructivo, pues a los únicos que hacéis daño cuando os quejáis tanto y no usáis más que el lado negativo de la vida, es a vosotros mismos. Yo hace tiempo empecé a decir que el equilibrio de la vida es tan sencillo, como la necesidad de que existan las cosas malas para poder apreciar mejor las cosas buenas.

Gracias, y hasta la semana que viene.

Sergio Flores Marcos. (Floser).
Anuncios

¡Coméntame!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s