The textualist Junio: Recuerdos. (parte 1)

Como véis el juego es bien sencillo. Bien, pues empecemos.

(Parte 1ª: 11 de Junio de 2011)

La brisa portadora de un perfume primaveral se filtraba por una ventana entre abierta. Dentro, un conjunto de papeles esparcidos en un caos ordenado bailaban con el aire.
Las paredes, pintadas de un bonito color verde, estaban decoradas con grandes máscaras triváles de madera, originales de África. El sol que se abría paso por la breve abertura de la ventana, iluminaba y encendía la grandeza de aquellas paredes. Y el píar de un grupo de pájaros que jugaban y revoloteaban en una gran jaula, otorgaban a aquella estancia una banda sonora llena de vida.
En la cama situada en aquel espació diáfano, descansaba boca arriba el cuerpo dormido de un joven de piel tostada. Su torso era fuerte sin excesos, su vientre dotado con una línea vertical sensual que en nada se exageraba. Era un chico atlético, pero no musculoso. Con el pelo enmarañado en unos rizos imposibles, y con una cara bien esculpida, con rasgos suaves pero varoniles, mostraba una piel suave sin bello facial.
El joven abrió los ojos vagamente, y le pareció que aquel despertar, con el cantar de las aves, con la brisa besando su cuerpo semi-desnudo, era algo más propio del paraíso que de la ciudad. Se desperezó en aquel lecho de sabanas blancas. Al mirar a su derecha vio en la mesita una nota escrita a mano. Se incorporó al coger la nota y se dispuso a leerla:

Querido Chema.

Siento haberme ido sin despedirme de ti. Pero al despertar y verte dormir, he sentido miedo, miedo de hacerte daño, miedo de romperte el corazón.
Quiero que sepas, que ayer fue la mejor noche que he tenido en mucho tiempo. Pero eres joven, y yo tengo una vida demasiado complicada.
Gracias por tu dulzura, gracias por hacer que me sienta especial, gracias por devolverme por una noche la sonrisa.

Cuidate, y no cambies nunca. Por favor, no me busques. Se feliz…

Álvaro.

Las mejillas de Chema fueron bañadas por las lágrimas. Solo hacía una noche que había conocido a Álvaro, pero las sensaciones y sentimientos que éste había despertado en él eran enormes.
Se tumbó de nuevo, con la mirada perdida en el techo. Y como si éste fuera una enorme pantalla, empezó a recordar la noche anterior.

Continuará…
Anuncios

3 pensamientos en “The textualist Junio: Recuerdos. (parte 1)

  1. Esto tiene pinta de ser un historia muy profunda, bonita y sensible.
    Pobre Chema :(, aunque yo tengo la esperanza de que Alvaro volvera… sin duda. Te dejo dos palabras: “MÁGICO” y “SIMPLE”

¡Coméntame!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s